El Augsburgo sorprende al Schalke y le propina una nueva derrota

1- Practicidad del Augsburgo: Otorgándole la responsabilidad a su rival, el equipo visitante se paró con un clásico 4-4-2 presionante en defensa y con salida rápida en ataque una vez hechos de la posesión de la pelota. Con un juego directo, veloz y aprovechando a sus laterales Raphael Fremberger y Tin Jedjav, los vestidos de rojo lograron contener al local y dañarlos de contra.  Primero, a través de una salida rápida en el amanecer del partido que derivó en el tiro libre del tanto de Lowen y luego con dos balones largos desde de la defensa que terminaron en errores defensivos que fueron aprovechados por sus delanteros.

2- Pasividad del Schalke: A pesar de ir en desventaja apenas comenzado el partido, el local nunca inquieto ni mostró variantes ofensivas para acorralar a su rival. La quietud y la poca creatividad hicieron del local un equipo incapaz de generar jugadas que alteren el esquema rival, condenando al equipo a optar por los centros sin destino y a la pelota parada como única herramienta en ataque.

3- Posesión vs contudencia. El hecho de mantener la pelota en tus pies no garantiza ningún tipo de resultado. En este caso las estadísticas marcaron que el 64 por ciento del tiempo la pelota pasó por los pies del equipo de Wagner, pero esa tenencia nunca se concretó ni en goles ni tampoco en jugadas claras de ataque. La intrascendencia predominó durante los primeros 90 minutos y en este caso menos fue más, ya que la contundencia de los “Fuggerstadter” fue más efectiva que el juego paciente y de posesión implantado por los de Gelsenkirchen

3- Michael Gregoritsch y Rabbi Matondo, dependencia e ineficacia: Si la posesión no se transforma en goles entonces hay que poner la lupa en los creadores de juego y sus delanteros. Ya que a pesar de que los “Azules” fueron quienes tomaron el protagonismo durante el partido, el bajo nivel de sus jugadores de ataque acentuó la incapacidad de generación de avances importantes. El flojo nivel que rodea al mediapunta devenido en delantero, Michael Gregoritsch, hace que el equipo dependa de los avances del extremo británcio Rabbi Matondo, dejando su surte goleadora a un joven jugador que recién está realizando sus primero pasos en el futbol profesional.  

4- Salif Sané: El flojo nivel en el medio campo y la poca capacidad de gol que tienen los de Gelserkirhen en ofensiva, se le suman las graves fallas en defensa por parte de sus centrales Salif Sané y Bastian Oczipka . Esta vez dos yerros en el fondo, sobre todo por errores del central senegales, terminaron por sentenciar la suerte del Schalke en el resultado. No es dato menor que tras el regreso de la Bundesliga el local recibió 7 goles en dos partidos, los dos jugados de local. 4 goles frente al Borussia Dortmund  y 3 hoy frente al Augsburgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s